Blogia
UN GATO EN EL BALCÓN

TERROR

 

    Hace mucho que descubrí la inutilidad de intentar convencer a ciertos tipos.

    Hay individuos que aun palpando la verdad, teniéndola a un palmo de sus narices, la niegan dejando que sean sus vísceras las que piensen por su cerebro.

    La historia nos ha demostrado machaconamente y demasiadas veces que no por poseer la oficialidad, el respaldo del poder, no se es asesino, terrorista o lo que sea. Existen ejemplos para aburrir, demasiados por desgracia y para que unos imberbes mentales lo nieguen, desde nítidos hasta turbios según para quien.

 

    Hace unos días, en el blog de un inteligente amigo nombraba a la resistencia francesa al invasor como ejemplo de movimiento terrorista. -Hoy vemos la misma situación en Irak, prácticamente una calca de lo sucedido en Francia, Rusia y Noruega durante la segunda guerra mundial-

    Y nos preguntamos quién era realmente, según los principios que rigen la moral humana, el terrorista. Para mí es evidente: los dos. El uno tomó el poder gracias a la conquista y pretendió mantenerlo con ayuda del terror, mucho más brutal e inhumano, puesto que lo practicaba desde la impunidad que le brindaba la legalidad gracias a unos tribunales montados al efecto. El otro porque utilizó el terror como estrategia, la única que le quedaba, para expulsar al nuevo amo y desarticular a sus, según él, colaboradores.

    El socialismo conquistó el poder en Cuba, primero con terrorismo y después con guerrilla. Otra vez el terrorismo contra un poder establecido gracias a un golpe de Estado, que también lo utilizaba para mantenerse en él. Y más tarde el mismo socialismo tuvo que utilizar un tipo de terror, mucho más ligero, eso sí, para perpetuarse. Y también lo utilizó el Estado norteamericano para intentar reconquistar el poder perdido en la isla, al entrenar y armar individuos para matar y atentar en ella-Kennedy incluso intentó eliminar a Fidel mediante alimentos envenenados. De aquí que la CIA barajase que tras su asesinato pudiera estar el servicio secreto cubano.

 

    Desde el punto de vista de cualquier hombre, por muy estúpido que sea, el terrorista es el que utiliza el terror. En los casos citados anteriormente es utilizado para perpetuarse en el poder, recuperarlo o conquistarlo. Está claro que el que lo utiliza es porque no puede, no sabe o, por paranoia, no quiere hacerlo desde los parámetros que rigen la ley de los hombres.

 

    Uno de los muchos que hoy existen en el planeta, y del que iba el tema del blog que hablaba antes, es Palestina, quizá uno de los ejemplos más claros que han existido. Lo que no significa que las vísceras sigan dictando el pensamiento de algunos empecinados en considerar al elegante, bien vestido, culto y con halo de santidad con derecho a crear terror, miseria y muerte para mantenerse en el poder; haciendo, de ser necesario, una cabriola lingüística para que eso no sea considerado terrorismo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres