Blogia
UN GATO EN EL BALCÓN

INEVITABLE CRISIS

 

    Parece ser que los agentes políticos y sociales del planeta empiezan a ser conscientes que el futuro económico a medio plazo es muy grave.

    En estos momentos, la economía mundial, sobre todo la española, se sustenta sobre un gran globo hinchado con desmesura, sin ninguna consistencia. La crisis financiera ya no puede seguir obviándose, y a medida que se atrase la búsqueda de una solución, cada vez será más difícil encontrarla y hacerle frente. La crisis que se avecina será absolutamente insoportable para la sociedad tal como la hemos entendido hasta ahora.

    La convergencia de la crisis financiera con la energética y la de materias primas, junto a la imprevisión de una sociedad que hasta ahora todo lo ha solucionado con conflictos armados, invasiones y apropiaciones de los recursos de las comunidades vecinas, han hecho que sea imposible encontrar soluciones poco cruentas.

 

    Los salarios de España superan el 50% del producto nacional bruto, una crisis de razonable magnitud haría que las empresas ni los bancos pudieran financiarlos. Los bancos tienen en caja solo el 1% de los depósitos de sus clientes, el resto está invertido en préstamos de dudosa devolución ante una crisis. El suelo vendido estos últimos años está tan sobrevalorado que de ponerse en venta un 25% del mismo, nadie podría hacerle frente, la mayoría de las hipotecas emitidas por la banca española son gracias a dinero prestado por financieras externas. La bolsa española es la más endeudada del mundo. Nuestro déficit comercial es gigantesco a causa del aumento de precio de los carburantes.

    Las crisis del futuro se caracterizarán por su inmediatez. No sería extraño que antes de las próximas navidades veamos con impotencia, cientos de miles de inmigrantes con gastos fijos, hijos que mantener e hipotecas o alquileres astronómicos buscando trabajo desesperadamente por nuestras calles; sin contar otros cientos de miles de indígenas quejándose amargamente que la inmigración les está quitando el pan a sus hijos y que los extranjeros solo vienen a robar. La crisis conlleva despertar el racismo latente en una sociedad frágil, como también las fricciones entre las distintas comunidades, ya de por sí muy sensibles a ello.

    A los gobiernos de Francia, España e Italia les ha faltado tiempo en organizarse para expulsar a los sin papeles previendo una crisis que no saben como escondernos.

 

    Hoy escuchaba a un profesor de economía decir que no tardaríamos demasiado en asistir a una segunda versión de los Pactos de la Moncloa. El hombre es inteligente, pero debe poseer un grado muy alto de inocencia para creer al PP capaz de un acto así. El PP no es la UCD de la transición, es un partido de ultraderecha dura y liberal en extremo, el mismo liberalismo que nos habrá llevado a la situación que se espera.

    Tampoco existen los mismos agentes sociales, los de ahora no tienen capacidad de maniobra ni autoridad moral para firmar en nombre de los trabajadores. El economista aconsejaba ahorrar, guardar para los malos tiempos, gastar lo justo y necesario; el problema es que dudo mucho que la banca pueda devolver los ahorros a no ser que la economía se prepare lo suficiente, como también que si el consumo se retrae por miedo antes de tiempo, la crisis aun puede ser más intensa.

    La recesión es inevitable, el decrecimiento aconsejable y necesario. El truco es saber hacerlo de manera paulatina y sosegada: organizar un buen reparto del trabajo, disminuir las horas laborales y adecuar los puestos de trabajo a la situación de la masa laboral, aumentar los impuestos sobre el carburante de los automóviles para reducir su consumo, manteniendo el precio para el transporte, reducir a mínimos los beneficios de las empresas aunque para conseguirlo deban ser intervenidas, controlar los precios de los productos básicos aunque para ello algunas empresas deban cooperativizarse asociándose con el Estado... y mil cosas más que a cualquier economista razonable se le puede ocurrir sin caer en trampas neoliberales con futuro calamitoso.

 

    El salario mínimo español es el más bajo de la Unión, nadie puede vivir con un salario así, ni siquiera pagar su manutención y el transporte; no existe ninguna posibilidad de negociación a la baja con él, ni siquiera con una reducción de la jornada laboral.

    Esta vez dudo que la ley de mercado funcione, la sociedad ha dejado de tener el comunismo como segunda referencia, no existe un equilibrio al liberalismo, deberán ser los agentes políticos y económicos los que lo encuentren sino la fractura social está asegurada y no para bien.

    Ahora bien, ¿tenemos los agentes políticos y sociales adecuados?

    Solo con mirar a nuestro alrededor vemos que no.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

pau -

Bueno. Yo he sido siempre de los optimistas, de los que creen que la sociedad tiene capacidad de reacción por sí misma.
Lo mismo se creía en Argentina cuando las vacas eran gordas y se anunciaban flacas. Luego vino la estampida. Nadie hizo nada esperando que todo se solucionaría por si solo.
Pero ya sé, no es el caso, nada es extrapolable... y de ahí mi alarma. No existe ejemplo a seguir, no tenemos nada en que basarnos, solo en la lógica.
La actual crisis no solo es financiera sino también de materias primas y recursos derivados del medioambiente.
No hay pan para todos y para que no salte la liebre -y esta es muy mortífera debido a la tecnología que corre hoy en día- hay que aprender a repartir con mucho cuidado. La crisis financiera, bien llevada, puede ser una herramienta: deshinchar a unos para dar aire a otros. El problema es que con solo eso no hay suficiente. Los números no cuadran y aun falta mucho.
La tecnología medioambiental, el descubrimiento de nuevas fuentes de energía y materias, el cultivo de los mares y el desarrollo de un buen sistema de control de natalidad. En suma, buscar un decrecimiento controlado... deberían ser la solución.
Ahora bien. Se ha perdido demasiado tiempo utilizando lo que el mundo industrializado había heredado de sus ancestros, a saber: la conquista de nuevas fuentes a base del poder y la invasión.
El mundo ya no permite eso, ni siquiera la economía, ya que si conquistas debes alimentar, y el stock del producto sigue siendo el mismo.
Ahora nos falta el tiempo perdido y no sabemos de donde sacarlo.

Hasta hace poco, las crisis tenían buenas soluciones. Existían pozos donde encontrar lo que faltaba. Solo se encestaba imaginación y voluntad. Hoy los pozos se han secado o no existen y encontrar otros a tiempo se hace muy difícil.

Respirando -

La crisis ya está encima, y será mucho más evidente cuando pasen las elecciones. Yo tampoco creo que llegue la sangre al río principal (no todavía, por lo menos), pero a los afluentes ya nos tienen jodidos.

En lo que estoy totalmente de acuerdo contigo, es en que no tenemos los agentes sociales, ni mucho menos políticos, adecuados, ni para solucionar esto, ni para solucionar cualquier otra cosa. Una pena.

Beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

carlos martinez -

No te creas mucho de lo que dices. Quiero decir que todo lo que analizas y apuntas como solución es correcto pero....
Se lleva diciendo tantos años y nunca llega, que personalmente no le tengo miedo y además pienso que los estudios de economia son una pérdida de tiempo. Porque hay que joderse la de promociones de universitarios y siempre hablando de crisis. Como que los que manejan la pela van a dejarse perder el beneficio...Porque si, tenemos mucho que perder, pero esque ellos tienen mucho mas.

Intoku -

Buen análisis Pau. Me ha sorprendido que nuestro salario sea el más bajo de la UE, no lo sabía...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres