Blogia
UN GATO EN EL BALCÓN

MANIPULACIÓN Y CAMPAÑAS MEDIÁTICAS

 

 

 

    Una manera muy inteligente de desactivar una campaña de denuncia, es abusar de ella, e introducirle exageraciones sin apenas fundamento, hacerla populista, que no popular. Eso la hace aburrida, se le deja de dar importancia o, al descubrir sus mentiras, al resto se le deja de dar la importancia que tiene.

    Los excesos siempre se pagan, y eso lo saben bien los mediáticos. Las campañas de descrédito se apoyan en alguna verdad, bastantes de exageradas y muchas mentiras de acompañamiento. Para ser efectiva debe ser incisiva y machacona. Aun se utiliza el sistema goebbeliano que tanto rédito le procuró al nazismo.

 

    Si no quieres que se hable de un asunto, busca otro más importante y repítelo hasta la saciedad. Si quieres chantajear a alguien, invéntate un pecado muy apetecible para el público e introdúcelo en discusiones de opinión como algo ya conocido. Será muy difícil su desactivación y, el público, en su afán morboso, creerá más la mentira que la verdad.

 

    Los mediáticos deben abrir y cerrar la campaña de manera periódica. En el primer caso, han de hacerlo con alguna noticia de última hora, aprovechando una circunstancia o creándola. De no hacerlo, la campaña se desactivaría por sí sola y el ciudadano la olvidaría. Y en caso de no cerrarla periódicamente, se aburriría de ella.

 

    Ayer, al ver las noticias del Río de la Plata, le contaba a un amigo que este verano se hablaría poco del cambio climático, por lo menos allí y en nuestro país. En caso que fuese una ola de calor, la situación cambiaría.

    Los mediáticos saben aprovecharse de eso. En principio, el truco consiste en no hablar de ello, la ciudadanía se da cuenta que la situación no era tan grave como la pintaban... es el resultado de una manipulación, se ha hablado demasiado y con algunas mentiras. El mediático solo debe señalarlas para que el resto del entramado, aunque real, se desmorone entero.

    Estoy seguro que de seguir el origen de algunas campañas ecologistas, descubriríamos que son montadas a la sombra de grandes corporaciones.

    No sería extraño que, pronto, con una inteligente campaña, nos quieran vender la energía nuclear como la más limpia, segura y barata. Y serán las mismas corporaciones las que lo hagan. Habrán desactivado la ecologista, conseguiendo que no se hable de la nuclear y alarmando al público en general sobre la escasez de alimentos a causa del biocombustible. No explicarán que el uranio es un bien escaso, que su almacenamiento es arriesgado, costoso e hipoteca el planeta de por vida, tampoco que muchos aceites se producen en terrenos yermos. Nos harán ver las ventajas de la nuclear sin nombrar sus perjuicios, mientras, la campaña ecologista estará desactivada por sí misma, por aburrimiento y unas cuantas exageraciones que la habrán desprestigiado.

 

    Las campañas también se apoyan en lo que el ciudadano, o un segmento de él, desea escuchar. La campaña anticatalana es un buen ejemplo. Se despierta periódicamente, dando lo mismo que se sostenga en las mismas y demostradas mentiras. El ciudadano al que va dirigida está predispuesto a creerla igualmente. Y su función es parecida: no desactivar algo que da beneficios electorales y, en el mejor de los casos, evita la descentralización del Estado.

 

    Ayer también se vio hasta dónde puede llegar la estupidez o mala fe de algunos especialistas mediáticos.

    Al poco de emitir que, en Canarias, un hombre, inmediatamente después de cumplir la condena de dos años por maltrato (vete a saber el grado para estar taaantooo tiempo), había asesinado a su compañera, se difundió un spot en el que salía una mujer muy entera, casi de diseño... “ella confía en la justicia”... la siguiente toma es de un hombre desesperado con la cabeza entre las manos... acaba de ser condenado por maltratarla.

    ¿A quién se le ocurre, en este país, utilizar la justicia por este motivo y en aquel momento? ¿Es que no había otro?

    Se debe ser muy estúpido, o bastardo al utilizar la desgracia para desprestigiar aun más la judicatura y el legislativo.

 

    A menudo vemos como, desde la ultraderecha española, se provoca bronca y escándalo en el hemiciclo de las Cortes. Eso solo sucede en presencia de cámaras, cuando el debate merece ser televisado; de no haberlas, el hemiciclo trabaja tranquilo.

    Es un viejo procedimiento, ya utilizado por Mussolini, para degradar la Cámara y, en último término, la democracia. Así se consigue el descrédito de la clase política, cuando el ciudadano ve como se ríen de sus problemas o hacen mofa de situaciones como la guerra y desgracia.

 

    La abstención es la opción del que desprecia su soberanía y, en último término, la del ciudadano.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

pau -

El secuestro del Jueves tiene tanto de mediático como de inteligente.
A un periódico no se le debería secuestrar, lo que sí puede hacerse, tras la denuncia de quien se siente insultado, creo que con razón, es juzgar el presunto delito.
Deberíamos preocuparnos más por cosas como esta... http://www.guerraeterna.com/archives/2007/07/justicia_saudi.html#comments, que por la persecución que se le hace a un periódico, por burlarse de dos ciudadanos tan importantes como tu y yo.
Tampoco es la primera vez que se secuestra y demanda una revista por ultrajar a un ciudadano, sin ser necesario que este sea de la realeza.

Juan Cosaco -

Yo creo que el secuestro del Jueves es una campaña mediática perpetrada por el fiscal general del estado y el juez de la higuera...
Venga, kamarada, enrróllate y pon la viñeta; solidarízate conmigo por si me cierran el blog! jaja

Pau -

Entonces, y bajo esa teoría, todos somos dogmáticos.

Pienso que la verdad, por lo menos la cotidiana y sencilla, la que debemos palpar cada día, existe. Y esta verdad está íntimamente ligada a la realidad. Y si la verdad existe, también la mentira.
El manipulador tergiversa la verdad para convertirla en mentira.
Cuando una persona dice que una cosa no está del todo mal, puede caer fácilmante en la red del manipulador, al hacer creer que lo que dijo es que aquello no estaba bien.
Eso es un sencillo ejemplo traspapolable a la política.
¿El engaño sobre las armas de destrucción masiva, no fue la manipulación de una información?
De un informe sacas lo que no te conviene y ya está.
Pero la manipulación a la que se refiere este tema es más refinada que todo eso, se basa en el estudio del pensamiento visceral humano, de llevar a un hombre a pensar lo que desea, o creer en lo que sabe imposible. Es despertar en un hombre sus temores, rabias y fobias.
Y también en como se utiliza la publicidad para conseguir unos fines que nada tienen que ver con ella. Lo de las campañas ecológicas tienen mucho que ver en ello, y espero poder demostrarlo con el tiempo. De la fuga de agua radioactiva se habla poquísimo, no interesa o, en todo caso, se utilizará para demostrar lo muy seguras que son, ya que un gran terremoto solo... etc.
¿Apostamos?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juan Cosaco -

ostris, cecilia, dogmatizas sobre los dogmas que yo no veo...
Cuando enseñas a un niño a cuestionar todo, a pensar por si mismo y no dejarse manipular, lo haces para que se cuestionen incluso lo que les estás enseñando.
Salud!

Cecilia B. -

Suponer que la manipulación existe te supone por encima de la manipulación misma, es decir, te convierte en dogmático y, por lo tanto, en foco de manipulación, en origen de información manipulada. Desde el mismo momento en el que se confunden realidad y verdad, la manipulación existe. Como ni la realidad es tal (está condicionada por los prejuicios) ni la verdad existe (no es posible determinar que hay de verdad en algo que es cierto), cualquier intento por explicar una realidad o una verdad es falso y, por lo tanto, es manipulación.

Y si explicas a los chicos que es manipulación en el colegio, ¿no estarás manipulándos para que tengan TU visión de lo que es manipulación de la información? ¿No es eso proselitismo?

Juan Cosaco -

Vienen bien tus apuntes sobre la manipulación; habría que dar una asignatura en colegios, institutos y universidades. Pero claro, el sistema no quiere...
Salud!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres