Blogia
UN GATO EN EL BALCÓN

COMPARACIONES ODIOSAS

 

 

Esos días ando pensando en los tiempos que se avecinan.
Me gustaría equivocarme, pero, así, en frío, creo que son tiempos duros, de muerte y odio.

No he vivido tantos años como para recordar. Aunque, según parece, hay gente que dice que los recuerdos enturbian la realidad.

Estos días hay cierta gente, gobernante de un país más desarrollado de lo que parece y nos hacen creer, un país muy poblado y rico, que niega una cosa como el holocausto judío. Haría reír si no viniera de donde viene, claro. Los susodichos alegan que el verdadero holocausto es el que se desarrolla en los países musulmanes. Y claro, en estos momentos, que, después de todo, son los que valen, llevan la razón, toda la razón.
Hoy por hoy, no hay holocausto judío ni cristiano, pero sí musulmán.
La realidad es que, para los sobrevivientes del holocausto judío, la marca que llevan es bestial, alucinante. Negar lo innegable, aparte de ridículo, es denigrante.

Por otro lado, nos encontramos con el dirigente del país más “rico” del planeta, rico en armas y deuda, que dice que algunos países musulmanes están en el eje del mal, que en sus discursos confiesa que su dios lo lleva por el buen camino. Eso también nos haría reír si no fuera por que también viene de donde viene.

Y eso me hace pensar en la estupidez humana... Ya ves, los alemanes votaron a Hitler... Ahora está de moda decir eso como excusa para pisotear, si es necesario, un régimen democrático.

Y claro, no recuerdo por la sencilla razón de que no existía, pero leo.
Y si los libros no engañan, que tal como van las cosas, todo es posible. Y digo que, si los libros no engañan, la gran guerra se originó gracias a la miopía de Chamberlain y Deladier... miopía o cobardía, según como se mire.

Trotsky decía que la guerra era producto del ansia por el poder y por salir de la crisis de la primera gran guerra. Trotsky era un iluminado que siempre veía una realidad que casi nadie compartía. Un iluminado que vio claramente el desafuero Hitler y su escapada económica para delante.
Un tipo curioso el tal Trotsky... de vez en cuando acertaba.

Y digo todo eso porque ahora, también se ha puesto de moda recuperar la memoria del chamberlismo, de la derrota previa, de la bajada de pantalones. Lo que no está ya tan claro, es donde está el chamberlismo y donde el hitlerismo.
Si estudiamos la historia con frialdad, el chamberlismo está en el mundo musulmán y el hitlerismo, en el occidental.

El país arruinado, el que necesita esconder su deuda con la escapada para delante sin fin, el que tiene más dólares en la calle de lo que vale su país, son los EEUU. Los que tienen el petróleo, los recursos y el dinero de los americanos, son los musulmanes. Los que atacan con excusas indecentes son los americanos, los que se defienden con resistencia y cediendo, son los musulmanes. Los que hacen caso omiso a los pactos de la ONU son los americanos y los que se apoyan en ellos para evitar lo inevitable son los otros. Las bombas las ponen los americanos y los muertos, los musulmanes.

 

Y Chamberlain tuvo que dimitir. Y un colega suyo, sin el respaldo directo de las urnas, tomó el relevo. Un hombre que se caracterizaba por decir que la raza blanca era superior, que los negros eran inferiores genéticamente y los hindúes solo servían para obedecer a los anglosajones (textual.)

Y me pregunto si no hemos tropezado con alguien así en Irán, con un nuevo iluminado como Churchill. Con un tipo que es capaz de decirle al nuevo nazi, que está hasta las pelotas de hacer el gilipollas. Un tipo que juega a ser el nuevo héroe, con su dinero, su petróleo, su inmensa minería, su siderurgia. Y, sobre todo, que su petróleo, esta vez, lo tiene bien repartido entre la China y Rusia. Y esos no se dejarán robar así como así. Pero Irán no sólo es eso. Irán es autosuficiente... Y eso jode, jode mucho.

 

Y ya sé que todo eso está cogido por los pelos, ya sé.
Ya sé que las comparaciones son odiosas, ya sé.

Pero se parece tanto que... ando muy acojonado.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

C.B. -

Sólo escribí 'partidos ultranacionalistas O claramente xenofófobos'. A ERC lo meto en el saco de los 'ultranacionalistas'.

pau -

Ufff. Me gustaría pensar que no, que esos franceses de extraradio nunca votarán a Le Pen.
Durante aquellos días hable con gente de Paris, gente de mi mundo industrial, un mundo en decadencia a causa de la globalización. Esa gente me contaba que entre los alborotadores también habían indígenas, gente con desarraigo cultural y profesional, sin trabajo, producto del fracaso escolar... dicen.
No sé...
Es todo muy complicado, chavalita.

pau -

Brrrr... Comparar a mi querido amigo Carod con Hitler es mucho comparar... Pero supongo que lo haces para llamarme la atención.
Tu has vivido, es de suponer que lo suficiente. Has conocido gente diversa, eso lo emites en tu blog. Y esto me hace pensar que hablas con la seguridad de saber. Dicho esto, te puedo asegurar que Carod no es xenófobo y que una gran parte de CIU, sí lo es.
Y dirás que son apreciaciones mías. Y te diré que mis apreciaciones están fundamentadas con mil conversaciones con gentes de esos partidos. Y me dirás que son votantes. Y te diré que son dirigentes.

El partido nazi venció en las elecciones de 1933, creo que en marzo, por un 44% de votos. Eso sí, después de obligar al cierre de multitud de colegios electorales que claramente eran adversos a ellos y de la persecución "in situ" de los votantes izquierdistas en las mismas mesas electorales. Eso fue el apoyo mayoritario de los alemanes a Hitler.
Comparar el holocausto judío con la pesecución a los musulmanes es una barbaridad, sí, tienes razón. Nunca banalizaré el holocausto, no lo hago ahora ni lo haré nunca. De eso a negar que no existe una persecución al mundo musulmán, una persecución solapada, diaria, machacona, causante de muerte, desgracia y pobreza... Y eso, hoy en día, para mí es un crímen.
Pero sí, tienes razón, con la palabra holocausto he metido la pata.

Me alegro mucho de tu visita.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

C.B. -

De hecho, estoy absolutamente segura que los votos de todos esos franceses negros que quemaron coches en Francia van a ir a Le Pen y no a ningún otro partido, ya que la V República les ha abandonado y, por lo tanto, hay que acabar con ella. Y seguirán votando a Le Pen los mismos que le votan en otras elecciones, pequeño-burgueses franceses, convencidos de la Grandeur Francaise, los mismo que si pudieran, expulsarían a todos esos negros que invaden los subuirbios de las grandes ciudades. Le Pen aglutina a los opuestos en la misma medida que Hitler lo hizo.

C.B. -

Los alemanes votaron mayoritariamente a Hitler porque la República de Weimar y todo lo que representaba estaba podrido. Es el mismo tipo de voto que hizo que Le Pen se enfrentara a Chirac por las presidenciales francesas: si todo esta podrido, acabemos con todo e instauremos una nueva república. Y los únicos que representan ese espíritu de destrucción del estado en tiempos de podredumbre son los partidos ultranacionalistas o claramente xenófobos: Le Pen, Haider en Austria, la Liga Norte en Italia, ERC en Cataluña... fuerzas teóricamente marginales que agrupan a sectores descontentos con el estado y que pertemnecemn a todas las clases sociales. De hecho son los únicos partidos cuyo voto se forma a partir de estratos sociales casi opuestos entre sí pero unidos por lo único que puede unirlos: la defensa de lo 'nacional' frente a lo 'estatal' que sólo representa una tiranía corrupta y podrida.

C.B. -

Eso de comparar el Hoocausto con los tiempos actuales que viven los musulmanes del mundo no sólo es una barbaridad, es que es absolutamente falso. El Holocausto llevó a la muerte, por el único hecho de ser judíos, gitanos u homosexuales a 6 millones de personas sin que existiera ningún otro interés. El único fin conocido era cabar con lo que es 'ser judío'. Que yo sepa, no hay ningún país en el que se coja a los musulmanes, se len envíe por tren a campos de concentración y allí se les gasee. No, no existe.

El Genocidio (el Holocausto, la Shoah) no es nada de lo que está pasando. Y compararlo con lo que actualmente pueda vivir alguien en la superficie del globo es darles la razón a los que niegan el Holocausto, es minimizarlo y banalizarlo. Lo hizo Saramago creyendose inteligente y su estupidez se ha ido extendiendo como su fuera la gripe. Así que si unos niegan el Holocfausto, los otros reconocen que el verdadero Holocausto actual se da con los musulmanes lo que es negar, por principio, la barbaridad de ese Horror que fue el Holocausto.

Zuriñe -

Si, te doy la razón y aquí se vota a Aznar y sus secuaces. Estamos en las mismas, la historia se repite. Un abrazo me encantó volver a encontrarte. Me gusta tu opinión.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres