Blogia
UN GATO EN EL BALCÓN

ÁFRICA 2

 

Rainer, el austriaco, le dice a Javier en "Vagabundo en África":

-"No se viaja igual con una mujer, y conste que no soy machista. Pero en algunos países, llevar una mujer blanca al lado es llevar un collar de diamantes en un barrio miserable"-

Rainer es machista, tanto como cualquiera o aún más, ya que hace ostentación de la diferencia.

S, mi socio, ha sido viajero por África con su mujer blanca y dudo que muchos como él hayan vivido sus aventuras, la inmersión. Todo es ponerse y, obviamente, olvidar que llevas una mujer blanca a tu lado. Y no es tan difícil, puesto que el buen viajero debe comenzar por sí mismo y olvidarse de razas, culturas y clases sociales.

Yo no viajé por Senegal con un collar de diamantes sino con María, una preciosa negrita, tanto más que el collar, que exteriormente fingía ser una amiga de la familia.

Lourdes y Anna fueron compañeros, el sexo solo traslucía en la intimidad de la cama y no siempre.

 

Javier nos habla sobre el típico vendedor de minas de oro, esta vez de manera rebuscada a través de un orfanato católico.

Creo, a mí nunca me ha sucedido, que en África, solo bajar del avión, ya te quieren asociar con minas de oro y diamantes.

En el África subsahariana hay mucho oro. Senegal quizá sea de los menos afortunados en eso, lo que posiblemente le haya salvado de guerras y hambrunas; pero en el interior y cerca de Mali existen algunas minas, todas controladas por el Estado, que no propiedad de él. En Guinea, Burquina, Costa de marfil, Sierra Leona... las hay en cantidad y son explotadas por empresas extranjeras o cooperativas de los mismos poblados.

No es extraño contactar casualmente en hoteles, restaurantes o centros de negocios con un representante de alguna cooperativa. Entonces, con inteligencia y buen hacer, se confían dando a entender que su producción podría superar lo que el gobierno o el señor de la guerra de turno esperan de ellos o tienen acordado.

Sueltan el anzuelo y es el otro el que debe recogerlo, indagar y sopesar cada punto de lo que ha escuchado.

Generalmente desechan negociar directamente con blancos, a no ser que sean ya medio africanos. Prefieren a individuos de un país cercano, nunca del suyo. No dan facilidades y avisan del riesgo. El comprador debe pasar la frontera por pistas difíciles y, a veces, vigiladas por el ejército. Les gusta tratar con un africano europeizado que tenga contactos con joyeros y talleres españoles o italianos, comerciantes suizos introducidos en el negocio.

Dos, tres viajes de contacto para tomar confianza. No es el cliente quien debe fiarse sino ellos. Se juegan demasiado: la concesión o incluso la vida si el país se halla en guerra. Al tercero o cuarto le enseñan la mina, habla con el jefe del poblado... -curioso lo de "poblado" pero es como es-

El comprador llega al hotel y se decide, habla con sus contactos, busca dinero. El negocio es arriesgado pero serio. Él correrá con los riesgos de la frontera, ya ha contactado con un militar que lo tendrá informado sobre el recorrido de las patrullas. Sólo quiere una fuerte comisión y la continuidad de un negocio que puede representar millones para todos. La compra de oro fino a mitad de precio.

Hará una prueba, entre quince y veinte mil euros para empezar. Los mineros tampoco tienen más en el almacén. No hay problema, pero dada la procedencia los clientes piden que certifique la calidad en Zurich o Ginebra. Y cuál es su decepción cuando descubre que de oro hay poco y el resto es cualquier cosa.

¿Cómo es posible? Se pregunta desolado. Han perdido la posibilidad de hacer fortuna por unos pocos miles de euros.

No, nada de eso. Es África y él un pardillo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

fiorella -

Me quedò en el tintero.Soluciones?Vìas posibles?Ahora y ya,ninguna.Nada cambia de un dìa al otro.Pero por lo pronto desde un lugar como puede ser el mìo o el tuyo y el de muchos se pueden hacer cosas.
Por un lado la difusiòn de estas realidades, que estèn presentes y dejar de funcionar a golpe de medios de comunicaciòn habituales. Informarse y compartir todo eso. No consumir, no repetir un modelo que nos esclaviza a todos. Que valgamos por otras cosas,las que no se compran. Yo creo y mucho en las pequeñas cosas, el aporte diario y no tanto en las grandes/macro soluciones. UN beso

fiorella -

Creo que el cine a hecho y mucho por esos clichès,no?.La realidad supera ampliamente a la ficciòn.Te leo y me viene a la mente el caso de los garinpeiros en Brasil,paìs vecino al mìo. Conocì a un grupo de pelagatos compatriotas que un buen dìa,aburridos,decidieron ir por el oro al Amazonas. Con poca inversiòn se iban a volver forrados para el resto de sus dìas.Querìan aventura y ademàs de divertirse(eso les pasa en las peli a gente como ellos)llenarse los bolsillos.
Terminaron en una especie de versiòn de Expreso de Medianoche, uno, no volviò ni se supo nada de èl y el resto se volviò muy callados todos y a marcar su tarjeta de lunes a domingos. Si todos saquean,porque yo no????.Es que,me parece a mì, que hay una gran confusiòn respecto al "caos" que rodea todo esto.Hay como una especie de leyenda de que el sistema montado para el saqueo deja espacios sin cubrir. Osea, hay una zona imaginaria donde podemos burlarle parte del negocio y no es asì. Eso existe porque asì le dejan unas migas a algùn gobernante corrupto,algùn manda màs de pueblo para tenerlo controlado y defienda sus intereses,solo eso,mafia sin mucha vuelta.Porque entonces,como se explica tanta pobreza entre tanto caos?Si el descontrol es tal, va cualquiera y se lleva lo suyo,no?. America Latina,Perù,Bolivia,etc...plata y oro,minas abandonadas. Veo una documental donde muestran a una familia indìgena que es "dueña" de una mina de esas. Pero como?indios dueños de minas de oro?Sigo viendo,nos metemos en la mina con ellos.....mina agotada,no reedituable. Son dueños de los despojos, de la tierra de donde previamente los expulsaron. Què les queda?horas de trabajo de sus hijos pequeños y ellos,acarrear en bolsas montaña abajo y tracciòn a sangre para luego moler todo eso, y de ese polvo,mercurio mediante, quedarse con el oro.
Un oro que con mucha suerte les representa un poco de azùcar,sal,y poco màs.Como te imaginaràs,plantar la milpa en esa tierra contaminada imposible.Africa? màs de lo mismo.Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres